NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



domingo, 4 de diciembre de 2016

Cuestión de tiempo

¿Como pueden algunas personas desperdiciar tanto su tiempo, día tras día y pretender tener el éxito del vecino?

Cuando me hacen alguna entrevista siempre me preguntan que cómo me da tiempo a hacer todo lo que hago, y yo siempre les respondo lo mismo: "muy fácil, gestionando mi tiempo"

Resultado de imagen de gestionar el tiempoSi tienes unos objetivos en la vida, debes tener claro que para conseguirlos hay que tener tiempo para todo, y la única manera de no malgastarlo en cosas sin fundamento y que te desvían de ellos, es gestionarlo. 

Debemos tener siempre presente que el tiempo es irrecuperable e irreemplazable. Es muy fácil rechazar algo cuando sabes que hay cosas mejores que hacer, y con esto me refiero a no malgastar horas y horas delante de un televisor, una consola, un móvil, redes sociales o perdiendo tu salud en un botellón. Cuando amas tu vida y te respetas a ti mismo, haces todo lo posible para que tu valioso tiempo sea productivo y eficaz. Cuanto más tiempo dediques a actividades que te hacen bien, menos tendrás para perderlo en banalidades.


"Tú puedes entretenerte, pero el tiempo no esperará. Y el tiempo perdido nunca se vuelve a encontrar". (Benjamin Franklin 1706-1790)

Aprender a gestionar tu tiempo es una manera de valorar tu vida y tu trabajo, y debería estar presente en cada uno de nosotros. Es tu responsabilidad utilizarlo para que tus metas se vayan cumpliendo e ir eliminando aquellas actividades que te interrumpen y que no te llevan a nada bueno. 

La fuerza de voluntad juega un papel muy importante y sobre todo, los jóvenes tenemos que saber cuanto tiempo vamos a dedicar a divertirnos -algo imprescindible- y cuánto vamos a dedicar a cumplir nuestros objetivos. No traicionarnos a nosotros mismos es la clave para que esto funcione, y cuando empieces a ver los resultados estarás orgulloso de tus logros y los demás valoraran el trabajo realizado. Nadie dijo que fuera fácil, solo es cuestión de "gestionar tu tiempo, tu vida, tu futuro". Inténtalo y no permitas que nadie te corte las alas.

"El tiempo es la moneda de tu vida. Es la única moneda que tienes, y solo tú puedes decidir cómo se gastará. Ten cuidado de no dejar que otros la gasten por ti". (Carl Sandburg 1878-1967)

                              Imagen Conferencia "Tu  éxito está en tu esfuerzo" por Álvaro Cabo




¡HASTA LA PRÓXIMA!
También me podéis seguir en mis columnas de okdiario,  lavozdeltajo.com ,  teleprensa.com y 
en La Razón.
              Además podéis enteraros de todas mis entrevistas y reportajes en                   Facebook, Twitter, Instagram Youtube



















5 comentarios:

  1. Tu sensatez me asomba siempre, creo que dices verdades que se ponen poco en práctica y sería bueno tenerlas en cuenta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por dejar claro que para conseguir tus objetivos hay que trabajar. Gracias por decir las cosas tan claras y tan sencillamente brillantes.

    ResponderEliminar
  3. El tiempo pone a todo el mundo en su sitio y a ti te pondrá donde te mereces. Eres único y tu trabajo triunfará mas pronto que tarde. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  4. José A. C. Sandoval6 de diciembre de 2016, 17:44

    El tiempo no tiene precio. Nos obcecamos equivocadamente en cambiarlo por dinero. Nos olvidamos de su significado vital y dejamos que pase sin saborearlo de verdad. De nada sirven los mensajes de nuestros ancestros: "tempus fugit"... "carpe diem"...

    Medimos nuestro tiempo con cada vuelta que damos al Sol (365 días = 1 año). A partir de aquí dividimos los días en 24 horas, creando un orden numérico basado en particiones sexagésimas con minutos y segundos.

    El engaño que desvelan muchas culturas indígenas es que un año realmente tiene 13 meses, pues como muy antiguamente se hacía, se contaban los 13 ciclos lunares completos que tiene un año (cada uno de 28 días x13=264).

    Lo absurdo es contar los meses con días dispares (28-30-31). Enero tiene 31 y febrero 28, parece una forma desordenada de confusión para calzar 12 meses a la fuerza... ¿Por qué???

    Por mandato primero y por costumbre después. El calendario gregoriano (y antes el juliano) "casualmente" recortaron a 12 los meses de un año. Así con este invento romano se ahorraban uno de los "salarios" a sus soldados... y así seguimos en el siglo 21.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. José A. C. Sandoval16 de enero de 2017, 18:46

      Corrijo un error (pido disculpas):

      "El engaño que desvelan muchas culturas indígenas es que un año realmente tiene 13 meses, pues como muy antiguamente se hacía, se contaban los 13 ciclos lunares completos que tiene un año (cada uno de 28 días x13=364)". Transcribí mal 264.

      Si nuestro año consensuado tiene 12 meses con ajustes de 365 días, y el año de nuestros ancestros tenía 13 meses de 364 días... ocurre algo que no sigue lógica científica en un acontecimiento tan perfecto como un reloj natural de astros en órbitas dentro de otras órbitas en un rincón de la Vía Láctea.

      Eliminar

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!