NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



jueves, 3 de noviembre de 2016

¿Una generación sin dudas?

Resultado de imagen de dudas

Llevo observando en mi entorno más cercano, mis coetáneos, la generación del mañana, una característica que me ha llamado especialmente la atención: somos una generación que casi no se cuestiona nada. ¡Qué dices, Álvaro! No, no me he vuelto loco, estamos viviendo un presente en el que cada vez nos hace menos falta plantearnos dudas. Nuestra curiosidad inmediata la saciamos directamente en Google o en las redes sociales, donde se vierte todo tipo de información, buena y mala, verdadera y falsa, y con ella nos conformamos; no vamos más allá. En otros muchos casos recurrimos al discurso del mediocre: "Ya lo hará otro" o "Esto es así porque sí, y punto".
Una vez alguien me dijo que el cuerpo es el mejor reflejo de la realidad, y le doy la razón. Por poner un ejemplo, hay determinados órganos que, debido a una desmesurada ingesta de medicamentos, se vuelven "vagos", y la función que realizaban la rechazan porque se acostumbran a que esa sustancia que ingerimos les soluciona el trabajo, aunque este medicamento sea de una calidad pésima. Otro ejemplo está en las aulas: un profesor afirma algo y los alumnos lo escriben en sus apuntes sin más, no se plantean si se ha podido equivocar o por qué es así lo que ha afirmado. Pues así somos actualmente -no todos-: nos dan el trabajo regular o mal hecho y nos conformamos, lo damos por concluido. ¿Por qué vamos a dudar? 
Para mí, el tema en cuestión es que antiguamente las personas se planteaban dudas continuamente e intentaban inventar algo -si no existía- para poder  subsanar alguna carencia o avanzar en comodidades y conocimientos. Ahora mismo disponemos de todas las comodidades del mundo, por no lo que no necesitamos exprimirnos el cerebro en intentar no pasar frío, calor o quién va a bajar la persiana o poner la lavadora si todo está domotizado; además, podemos hablar con cualquier persona que se nos ocurra en cualquier parte del mundo, viajar en tiempo récord, obtener información de cualquier cosa en unos segundos, etc. Nos hemos acomodado, somos vagos, no queremos adaptarnos a otro cambio, nos incomoda razonar ¿para qué habríamos de hacerlo?

¡HASTA LA PRÓXIMA!
También me podéis seguir en mis columnas de okdiario,  lavozdeltajo.com ,  teleprensa.com y en 
              Además podéis enteraros de todas mis entrevistas y reportajes en                   Facebook, Twitter, Instagram Youtube



2 comentarios:

  1. Por suerte todo no está perdido y aún quedan jóvenes que,como tú,se plantean algo mas que hacerse ricos trabajando lo menús posible o buscar el placer inmediato en botellones,etc.Debido a mi edad,observó asombrada como se emocionan mis amigas ante los nacimientos de sus nietos,y tengo que confesar que a mí me da pánico verme en esa tesitura: traer niños a este mundo que les ofrece miles de objetos de deseo en medio de una confusión desmedida...Con este panorama,hay que ser muy optimista o ingenuo para emocionarse ante tal panorama...Por suerte,estás ahí,Álvaro,erre que erre,recordándonos a personas como yo que todo no está perdido,y por eso te doy mil gracias,por traer un soplo de aire puro en medio de tanta hediondez...

    ResponderEliminar
  2. José A. C. Sandoval5 de noviembre de 2016, 21:02

    Se deberían tener muy en cuenta estas opiniones (un chico de 13 años reflexionando). Se debe escuchar atentamente a los jóvenes y más cuando hablan de su propio contexto.

    Rotunda reflexión: "somos una generación que casi no se cuestiona nada". Inquieta cuando debería ser lo contrario, pues la rebeldía es inherente en la adolescente juventud. La pubescencia es la época de nuestra construcción experimental sobre lo existencial. Lo que se vive en este momento nos hace adultos y nos influye para siempre.

    Pero, ¿y los adultos nos cuestionamos las cosas? Parece ser que no...

    Nos hemos convertido en adictos a lo sencillo, lo que no requiere esfuerzo, a poner "me gusta" o "no me gusta"...

    Por algo es más cómodo usar un GPS antes que un sextante. Es bueno para nuestro cerebro y nuestra salud en general, no perder el interés por aprender... hay tanto por conocer... saber ofrece más felicidad que sufrimiento.

    ResponderEliminar

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!