NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



martes, 26 de abril de 2016

Sin diversidad no hay realidad

La educación es un derecho de todos, y los centros educativos y todos los profesionales que lo forman deben estar preparados para satisfacer las necesidades individuales de cada alumno. Por eso mismo hay que dar respuesta a todos y cada uno de ellos para que todos se sientan integrados. La escuela no se puede supeditar a satisfacer las necesidades de unos u otros alumnos. Por lo que debe ser un centro inclusión y nunca de segregación; cualquier razón o característica que nos haga diferentes no es motivo de exclusión, sino que al contrario, debe servir para enriquecernos sobre todo en términos de aceptación de diferencias, colaboración y ayudas.
La diversidad es una realidad, en la escuela y en la vida. Todos somos diferentes. La escuela que es capaz de atender la realidad de su alumnado, respondiendo adecuadamente a las diversas necesidades y capacidades de sus alumnos está ayudándolos a progresar. 

Atender la diversidad escolar supone valorar y acoger a cada alumno por ser quien es, sin ningún tipo de discriminación por razón de sexo, raza, nivel social, altas capacidades o discapacidad, en el marco de respeto a los derechos humanos fundamentales. Una educación de calidad es aquella que ayuda al progreso en aprendizajes y actitudes de cada individuo. y ello requiere la adaptación de currículos, metodologías didácticas, materiales y recursos a las necesidades y capacidades diversas de los alumnos. Este es el camino hacia una educación, equitativa y de calidad. No debemos confundir la equidad con la igualdad. Si nos empeñamos en imponer la igualdad absoluta en la educación, se crea una situación injusta porque no se tienen en cuenta las diferencias existentes entre los alumnos.

Cuando se acepte por parte del profesorado y el gobierno de turno, que la diversidad es una norma y no una excepción, entonces podremos hablar de progreso hacia adelante; mientras que esto no se cumpla estamos progresando, pero hacia atrás.


4 comentarios:

  1. Es trágico que la Educación tenga que sufrir la ineptitud de los políticos y los políticos sufran la ineptitud de muchos falsos educadores.
    La igualdad solo puede (Y DEBE) entenderse como igualdad de derechos. ¿Por qué razón un ciudadano habría de tener más derechos que otro? No la hay.
    Pero es que ESTOS DERECHOS DIFIEREN DE UN ALUMNO A OTRO. Es cruel que a un niño que no puede subir la cuerda por sobrepeso se le suspenda la "Educación Física" (¡eso es bullying, maestro!) y a otro que puede correr los 100 m. en la mitad de tiempo que el resto de la clase no se le permita.
    Marx decía: "De cada cual según sus capacidades; a cada cual según sus necesidades". Eso es igualdad y respeto. Lo que tenemos ahora en un canallesco bullying generalizado e introyectado desde siglos que no vemos, y una castración a quien destaca que hace las delicias de los mediocres y vengativos maestros.
    Si alguien cree que me excedo en dureza con 'los maestros' (generalizar es mentir, por supuesto), que se atreva a contradecirme: tengo andanadas de pruebas que romperían el más duro de los corazones.
    "Los niños no respetan a sus profesores"-se repite continuamente. Y a continuación se entrevista a estos, pero JAMÁS A LOS NIÑOS.
    ¿Por qué no dejan hablar a los niños?
    Vd. y yo lo sabemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No solo los niños no respetan a los maestros, tampoco lo hacen los padres, la sociedad... Así nos va. Tengo que corregir muchas redacciones en las que los alumnos critican a otros profesores, aunque no venga a cuento, porque no se respetan sus derechos; desde comer cuando les apetece en clase hasta lo más absurdo y pueril como que la profesora tiene que estar siempre con una sonrisa de oreja a oreja y demás memeces. Les preguntas por sus deberes y no responden, no hay, solo te responden: "claro, es que estás de su parte".

      Eliminar
  2. En la mayoría de ocasiones que se menciona el tema del bullying al niño que sobresale, se suele hacer referencia a un acoso escolar que proviene de los compañeros del colegio o de otros niños o jóvenes de su entorno, pero no se habla del bullying que realizan los adultos y los docentes en la escuela a estos alumnos. Este tipo de maltrato, casi siempre de tipo psicológico y prolongado en el tiempo, donde el adulto abusa de su situación de poder sobre el propio niño y de manera sutil, puede dejar una huella de por vida en la autoestima e identidad del niño, y acarrear secuelas incluso mayores, que el propio acoso físico recibido por compañeros de igual edad cronológica.

    ResponderEliminar
  3. EMPRENDE, PERO MENOS...
    Me llegó la noticia de que Álvaro Cabo intervenía esta tarde en el programa Emprende del Canal 24 h. ¡Menudo esfuerzo me ha costado verlo! Porque yo a esas horas no puedo mirar la tele.
    El formato del programa es absurdo: una interminable sucesión de titulares que impiden profundizar en nada.
    Me ha dolido ver a un tipo tan noble como Álvaro en el mismo programa que el Rey de la Telebasura, Risto Mejode. Y, aunque no conozco a los padres de Álvaro, me ha ofendido que le preguntase si "se les caía la baba". Suerte que Álvaro tiene una paciencia infinita; yo le habría contestado: "No, mis padres no babean; ¿los suyos sí?".
    Sé que ese es uno de los programas menos malos de RTVE. Sé que su presentador es el mejor de todo el ente.
    Por eso me escandalizo: ¿en qué porquería de país seguimos estando? ¿"Marca España"? ¡Marca Escoña!
    Felicidades a Álvaro por su infinita paciencia: tú no te mereces esto. Ningún niño español merece a la mayoría de sus vergonzantes adultos.

    ResponderEliminar

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!