NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



jueves, 24 de marzo de 2016

Obama se estrella en Cuba. Okdiario

Mi artículo para Okdiario


Raúl Castro y Barack Obama. (Foto: Reuters)
El pasado lunes el mundo ponía su mirada en lo que parecía iba a ser un acontecimiento histórico en el Palacio de la Revolución, y que a mi parecer va a quedarse en una mera anécdota como ya lo fueron las visitas del Papa Juan Pablo II y del Papa Francisco a la isla cubana, donde el respeto por los derechos humanos brilla por su ausencia, así como cualquier libertad de la que estamos acostumbrados a disfrutar. Un Barak Obama con un elegante paraguas negro, acompañado por su mujer y escoltado por sus hijas, todas ellas muy bien conjuntadas, descendían del avión presidencial esperando encontrase con un Raúl Castro sumiso y expectante. ¡Ahí iba a estar él, con la que estaba cayendo!
Corría enero del año 1928 y el trigésimo presidente de Estados Unidos y primero de la Gran Depresión, Calvin Coolidge, visitó Cuba para asistir al VI Congreso de las Naciones Americanas a pesar de defender a toda costa el aislacionismo y la exclusividad de su mercado tras los Felices Años Veinte. Es decir, que no veía más allá del ombligo americano. Por entonces, Cuba era un territorio recién descolonizado. Primero, por los españoles; más tarde, por los americanos. Y estaba dirigida por un 
dictador llamado Gerardo Machado. 88 años más tarde, Coolidge, Machado, Batista o Grau-San Martín han desparecido. Sólo queda un nonagenario sucesor, Fidel Castro.
Barak Obama, en representación de un país que sigue siendo la primera potencia mundial pero sin la misma capacidad para imponerse, parece que quiere hacer borrón y cuenta nueva en su relación con Cuba y cambiar la vieja estrategia del embargo por una nueva basada en béisbol y abrazos. Por eso, ahora es EEUU quien ha decidido aproximarse a la isla, con un Fidel Castro descafeinado, reencarnado en Raúl, que nos ha demostrado tener un gran sentido del humor riéndose de Obama y de los cubanos con declaraciones a los periodistas como “¿Qué presos políticos? Deme una lista ahora mismo y antes de que llegue la noche estarán sueltos”. O como que “en Cuba se respetan los principales derechos humanos con una sanidad y educación gratuitas”.
Ese mismo lugar donde faltan libros de texto, equipos imprescindibles, las escuelas se caen a pedazos por falta de mantenimiento y los maestros cobran una miseria. Y donde se han cerrado más de 60 hospitales desde 2010 y miles de empleados de salud han sido despedidos. Si viajáramos en el tiempo a la Edad Media, Cuba no tendría nada que envidiar a aquella época. Tienen de todo: hambruna, epidemias, calles sin asfaltar, escasez de alcantarillado y de agua en las casas… ¿Este es el progreso del que nos están hablando en España? Que cinismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!