NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



viernes, 7 de agosto de 2015

Como pollos sin cabeza

Para mi cumpleaños, un buen amigo de mis padres, sabiendo que me gusta mucho la lectura, tuvo el detalle de regalarme un libro antiquísimo y con mucho valor sentimental, puesto que era un regalo que en sus tiempos le había hecho su padre. Se llama "El criterio", un libro para aprender a pensar bien. Tengo que decir que solo he leído parte de algunos capítulos (es un ensayo), lo que me ha servido para inspirar este artículo. 

Me gusta observar a las personas de cualquier edad y veo que muchas van, de un lado a otro sin pararse a pensar el por qué hacen las cosas y para que les sirve. 

Muchas personas se limitan a “dejarse llevar” por la corriente. Cuando alguien les dice que algo es bueno, están de acuerdo. Cuando alguien les dice que algo es malo, están de acuerdo. Simplemente optan por la opción cómoda. Corren de un lado para otro como "pollos sin cabeza" dejándose llevar por las modas o comentarios y guiándose por los instintos actuando sin conocimiento de causa. Veo falta de criterio y como siempre de sentido común. A quién no le han dicho alguna vez sus padres a la respuesta: Es que todos lo hacen "¿Y si tus amigos se tiran por un puente? ¿Tu también te tiras?" 
Muchos políticos van cambiado de opinión y lo mismo les da defender una cosa que la contraria.


Etimológica mente, el término criterio tiene su origen en un vocablo griego que significa “juzgar”Es la norma positiva y crítica que usa la persona para no dejarse arrastrar por el ambiente, para pensar por su cuenta, midiendo su conocimiento por la realidad, la verdad. No se trata de imponer nuestras ideas, pero si de poner sobre la mesa nuestro razonamiento de porque hacemos las cosas de una manera determinada y no como dice la mayoría.

Hay que tener criterio sobre lo que nos gusta o no, siendo auténticos con nosotros mismos, asumiendo nuestras limitaciones y estando abiertos a aprender y entender mejor lo que ignoramos. Porque al final, en el trabajo, en los estudios y en la vida, hay que ser auténtico con los demás y con uno mismo. No hay que caer en la trampa del cuento de Andersen "El nuevo traje del Emperador" (un cuento que siempre recomiendo), dando las cosas por supuestas simplemente porque así nos las presenta el de turno.

Todo lo que nos cuentan en los periódicos, radios y televisiones, son opiniones basadas en el criterio del que habla o escribe, y nosotros no nos tenemos que dejar manipular, si no tener nuestro propio criterio y no estar sujeto al de los demás.


"El pensar bien consiste: o en conocer la verdad o en dirigir el entendimiento por el camino que conduce a ella. La verdad es la realidad de las cosas."
                                                                                              Jaime Blames, autor del libro " El Criterio"

Fuentes:
Dicionario etimológico
Blog www.odgersberndtson.es
Revista Istmo
Libro El Criterio de Jaime Balmes



                                                             
¡HASTA LA PRÓXIMA!


Espero que escuchéis mi sección "Álvaro y sus cosas" en Radio Castilla la Mancha como colaborador en El Pasacalles todos los lunes de 17:50 a 18h.
En la Televisión de Castilla la Mancha durante el verano en el programa Castilla la Mancha en el corazón.
También me podéis seguir en Cope Fin de Semana con Cristina L. Schlichting
y en radio 4g con Jose Antonio Abellán en la Jungla 4.0.
En mis columnas apra los periódicos La voz del Tajo y Teleprensa.com
Además podéis enteraros de todas mis entrevistas y reportajes en 
Facebook, Twitter Instagram y Youtube.

3 comentarios:

  1. Muy bueno Alvaro, el problema es que la gente a veces se deja el sentido común en casa.

    ResponderEliminar
  2. Madre de la pollos sin cabeza que me encontrando diariamente en cualquier lugar, tanto profesional como personalmente. Estoy muy de acuerdo con la comentarista anterior, el sentido común y el criterio se deja en casa, como si para vivir hoy en día no hiciera falta. Un beso Álvaro, sigue abriéndonos los ojos.

    ResponderEliminar
  3. Otra coincidencia más... y van... También a mí, el primer libro de filosofía que me regalaron fue 'El criterio', de Balmes. Pero no lo leí porque quien me lo regaló no me quería bien ;-)
    Hace unos años se hizo una macroencuesta entre los niños españoles para ver qué profesión querían ejercer de mayores: en primer lugar, a gran distancia, quedó 'la profesión' de ser 'famoso'. Orwell tenía toda la razón en su '1984'. Solo se equivocó en los medios: no llegó a conocer el poder idiotizador de la televisión: 'el Gran Hermano' en casa.
    Pero en los años más recientes aún ha aparecido una profesión más deseada: "mamá, de mayor quiero ser un golfo; pero no un golfo cualquiera, sino como esos políticos que roban cientos de millones y a los que no les pasa nada".
    No hay democracia sin educación. Sin educación solo hay domesticación, y eso es lo que tenemos en nuestro país: los profesores no son maestros, son funcionarios, legitimados de por vida a no trabajar. Con excepciones, claro, aunque muy pocas. ¿Qué podemos esperar de un futuro donde los niños han tenido el el colegio el ejemplo de la indiferencia protegida de los profesores, y de políticos golfos inmunes?

    ResponderEliminar

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!