NÚMERO DE VISITAS

ADQUIERE AQUÍ MI LIBRO

RECONOCIMIENTO

MIEMBRO DE LA RMC

MIEMBRO CAINEM

CONFERENCIANTE EN

Image and video hosting by TinyPic

"Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única manera" Albert Einstein.


Me decidí a crear este ciclo de conferencias, porque veo que los niños y jóvenes, estamos tan absorbidos por las nuevas tecnologías, y por la televisión basura, que se está perdiendo el concepto de lo que hasta ahora los adultos han considerado normal, y que en realidad no se debería perder, porque el tiempo que perdamos ahora en cosas banales y sin fundamento, nos va a ser muy difícil recuperarlo en el futuro.


Después de mucho trabajo, he conseguido darle forma para que resultara interesante, tanto a personas de mi generación; adolescentes y jóvenes, pero también a aquellos que luchan diariamente con nosotros, como son nuestros padres y profesores. Y por supuesto, a aquellos responsables políticos que tienen el deber de difundir y apoyar las ideas constructivas y beneficiosas para la comunidad.


A través de mi experiencia, quiero demostrarles, que si quieres algo se puede conseguir, eso sí; con esfuerzo, sacrificio, trabajo, disciplina y mucha paciencia.


Leer más…



Licencia de Creative Commons Tu éxito está en tu esfuerzo ©2016. Creado por Álvaro Cabo Ciudad®. Todos los derechos reservados. Idea original registrada en la Propiedad Intelectual bajo las licencias de: Safe Creative ID: 1507074578590 y Digital Media Right ID: AAA-1174-02-AAA.074851



sábado, 15 de agosto de 2015

Algo no va bien

Estamos en la era de la globalización y de las comunicaciones. Se supone que tanto avance debería ser positivo para la sociedad en general, porque nos hace la vida más fácil, más cómoda, en incluso más divertida. Pero en mi opinión, tanto avance en las comunicaciones está suponiendo un absurdo retroceso en las relaciones humanas. En muchos casos la gente se siente sola teniendo a millones de personas a su alcance a través de las redes sociales, aunque por desgracia, estas mismas pueden ser un caldo de cultivo para los insultos, vejaciones y malos tratos psicológicos sin siquiera dar la cara. 

Las televisiones están invadidas por personas sin fundamento y vendedores de humo que ganan una pasta, que hablan y hablan y nos lo creemos todo a "pies juntillas".


Decía Seneca que “no hay viento bueno, para quien no sabe dónde va”. La sociedad está claramente enfermando, a la vez que avanzamos tecnológicamente, des-avanzamos en valores, sentido común, en espíritu crítico, en tolerancia o respeto al prójimo. 

Leyendo los periódicos, me encuentro con continuos casos de asesinatos. Unos de padres a hijos, otros de ex-maridos a sus ex-mujeres, de madres a sus hijos, de abandonos en contenedores de niños recién nacidos, de ex-novios a ex-novias. Jóvenes e incluso niños que maltratan a sus padres y abuelos. Continuos casos de corrupción por parte de cualquier partido político. Robos, violencia en las aulas, alijos de droga.. Cientos de personas pasando hambre. Y todo esto en nuestro país "desarrollado".
Se ha perdido el sentido de lo normal, nos interesa más lo que pueda opinar de nosotros una persona por las redes sociales que no nos conoce de nada, que lo que te pueda decir un familiar o un amigo. Vamos por la calle como autómatas conectados a nuestros móviles y solo reaccionamos si alguien nos dice algo desde otro dispositivo.

Somos intolerantes con lo que no nos encaja y no le damos ni la más mínima oportunidad a lo que nos parece diferente. Somos expertos en la ley del mínimo esfuerzo, cultivamos los músculos de los brazos, hombros, abdominales, piernas... pero el único músculo que no se cultiva es el más importante, el cerebro. 
Es decir, cultivamos los músculos ,y sin embargo, nos dejamos cultivar el cerebro.

Tenemos un problema, hay mucha gente que pasa de todo, y otros no se molestan en aprender pero si en poner la zancadilla a los quieren. 
Los chicos y chicas de mi edad necesitamos modelos ejemplares a seguir, y estos últimamente brillan por su ausencia.


La única manera de frenar las noticias escalofriantes de los medios de comunicación, es pararnos en seco y mirar dentro de nosotros. El materialismo solo nos lleva a una vida falsa, vacía, intolerante e infeliz.

Siento ser tan poco positivo, pero como sigamos así, cualquier día abriremos el periódico y encontraremos normal todo lo malo que ocurre. Entonces ya no habrá remedio.

Me gustaría que vierais estos vídeos del genial juez de menores Emilio Calatayud. 
Donde habla de la realidad de lo que está pasando hace muchos años dentro de la sociedad y que cada vez va a peor. No cometas el error de no verlos.






¡HASTA LA PRÓXIMA!

Espero que escuchéis mi sección "Álvaro y sus cosas" en Radio Castilla la Mancha como colaborador en El Pasacalles todos los lunes de 17:50 a 18h.
En la Televisión de Castilla la Mancha durante el verano en el programa Castilla la Mancha en el corazón.
También me podéis seguir en Cope Fin de Semana con Cristina L. Schlichting
y en radio 4g con Jose Antonio Abellán en la Jungla 4.0.
En mis columnas apra los periódicos La voz del Tajo y Teleprensa.com
Además podéis enteraros de todas mis entrevistas y reportajes en 
Facebook, Twitter Instagram y Youtube



5 comentarios:

  1. Realmente Álvaro la sociedad está enferma y tu artículo es la pura realidad de lo que pasa y puede llegar a pasar, aunque yo si soy mas negativo y pienso que la realidad va a superar la ficción. Llegará un día en que nuestros amigos serán robots para que nos rían las gracias y nos digan a todo que sí. Estamos rodeados de acomplejados, borrachos, enfermos psiquiátricos. Nadie soporta las frustraciones, esto es un problema muy gordo y se puede solucionar, pero claro hay querer y hay que empezar por los políticos y el sistema educativo, no hay otra forma. Esta todo corrompido, necesitamos gente que tenga la cabeza bien amueblada y con sentido común y con ganas de hacer las cosas bien sin adoctrinar , sin robar. En definitiva necesitamos simplemente buenas personas bien formadas. ES TAN FÁCIL!!!

    ResponderEliminar
  2. Algo no va bien, no se puede decir mejor. Si algún político o responsable de educación se pasase por este blog y sobre todo por este post (suponiendo que sepan leer bien) se les debería caer la cara de vergüenza, como un niño está preocupado de la situación tan desagradable y asquerosa que nos rodea día a día.
    Pero claro, ellos están más ocupados en pensar y tramar como llevárselo en vez de arreglar el país y poner soluciones prácticas y no un parche sobre otro. El juez Emilio Calatayud es un referente a seguir y con que solo se molestasen en escucharle se acabarían las macrofiestas, las borracheras, los comas etíliticos, los maltratos a padres y profesores, el acoso escolar y ect, ect. La culpa de todo la tienen los políticos que son unos ineptos, unos inculttos y unos sinvergüenzas.

    ResponderEliminar

  3. Esto es una vergüenza. Da pena ver la falta de respeto, de normas y de valores que tienen muchas personas y da igual la edad. Nadie se pone en el lugar del otro.
    Gracias Álvaro por traer un poco de aire fresco a nuestras vidas.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón tienes pequeño gran hombre. Me has dejado sin habla.

    ResponderEliminar
  5. Tienes toda la razón, Álvaro. De hecho, mi primer artículo está más o menos relacionado, y tengo que darte la razón totalmente. Como digo en él, lo peor de todo viene cuando comenzamos a denominar a las personas como perdedores o pringados -o cosas por el etilo- por ciertos aspectos poco importantes en determinadas redes sociales, porque ahí es cuando nos perdemos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar

Te recuerdo que está activada la MODERACIÓN de comentarios, única manera de filtrar spam y trolls, así que es posible que tu comentario no sea publicado de forma inmediata y tengas que ESPERAR UN POCO PARA VERLO. Gracias por tu paciencia!!